La República de El Salvador formará parte por primera vez del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el período 2015-2017, tras la elección realizada este día en el marco del 69º. Período de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, Estados Unidos de América.

 

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU fue establecido el 15 de marzo de 2006 y está conformado por 47 miembros, de los cuales El Salvador formará parte para el trienio 2015-2017. Constituye el principal órgano permanente en  la materia a nivel universal, y cuya misión es promover y proteger los derechos humanos en todo el mundo.

 

“Para El Salvador, los derechos humanos constituyen una política de Estado y un pilar fundamental de nuestra política exterior. En ese sentido, postularnos por primera vez y alcanzar un escaño en dicho Consejo de las Naciones Unidas nos complace y compromete a continuar promoviendo los derechos humanos como condición indispensable para lograr el desarrollo”, indicó el canciller de la República, Hugo Martínez.

 

El jefe de la diplomacia salvadoreña precisó que en la elección celebrada esta mañana, la nación salvadoreña obtuvo 151 votos, la mayor cantidad de apoyos por parte de los Estados miembros de la ONU.

 

“Hoy vivimos un momento histórico y de júbilo para nuestro Gobierno y para nuestra gente porque el haber sido electos para integrar este Consejo, representa un merecido reconocimiento que recibimos de la comunidad internacional por todo el esfuerzo que a partir de 2009 y hoy con la administración del Presidente Sánchez Cerén, realizamos a favor de la protección, reconocimiento y promoción de los derechos humanos  fundamentales”, manifestó el ministro Martínez.

 

Asimismo, recordó que desde la firma de los Acuerdos de Paz el 16 de enero de 1992, El Salvador ha transitado por un largo camino, lleno retos que han permitido la reconstrucción de la sociedad salvadoreña, con una vocación plenamente democrática, en cuyo centro se ubica a la persona humana como su principal razón de ser.

 

El canciller de la República mencionó que mediante esta entidad multilateral, la nación salvadoreña espera contribuir al fortalecimiento del Sistema Internacional de los derechos humanos; trabajar en la construcción de la cultura de respeto, protección y promoción de los mismos; promover una visión de conjunto que propicie los espacios de diálogo y de cooperación ate escenarios críticos o situaciones de urgencia que requieran la reacción del Consejo; y cultivar un entorno más inclusivo y constructivo en el Consejo, donde los países en desarrollo puedan impulsar una agenda integral acorde a las necesidades de todos.

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, concurrió este día a la isla Meanguera del Golfo, junto al presidente de la Asamblea Legislativa, Sigfrido Reyes, y diputados de la Comisión Ad Hoc de Soberanía y Desarrollo Territorial y del departamento de La Unión, donde reafirmó la voluntad del país en impulsar el proceso de transformación de la región del Golfo de Fonseca.

En la actividad, participaron además diferentes representantes de instituciones del Estado, autoridades municipales de la zona, parlamentarios, líderes de la sociedad civil y pobladores de la localidad.

En su alocución, el canciller Martínez destacó que para la actual administración, "no solo vemos esta región como un área de mucho potencial económico, comercial y turístico, sino también como un espacio en el cual su población puede llegar a realizar todas sus aspiraciones de una vida buena y feliz, en unión y armonía con los demás países hermanos que convergen en la zona".

Asimismo, señaló la importancia que tienen todos los sectores asistentes, para la coordinación de esfuerzos conjuntos que posibiliten la implementación de iniciativas en beneficio de la región.

"Nuestro presidente Sánchez Cerén lo expresó desde su primer día de mandato, que impulsar y liderar este proceso que abraza la transformación del Golfo es uno de los proyectos más prometedores de esta gestión", recordó el canciller Martínez.

Asimismo, reiteró la necesidad de "consolidar el Golfo de Fonseca como un lugar de paz, seguridad y desarrollo sostenible", e indicó que para el gobierno salvadoreño constituye una prioridad continuar trabajando en la defensa de la soberanía nacional, y fortaleciendo las relaciones de fraternidad con los pueblos hermanos con los que se comparte dicha zona.

En el evento estuvieron presentes el viceministro de Relaciones Exteriores, Integración y Promoción Económica, Carlos Castaneda; y los embajadores salvadoreños acreditados en Honduras, Carlos Pozo, y en Nicaragua, Juan José Figueroa.

 

El viceministro de Relaciones Exteriores, Integración y Promoción Económica, Carlos Casteneda, participó este 6 de octubre en la reunión de la Comisión ad hoc de Soberanía y Desarrollo Territorial de la Asamblea Legislativa, realizada en las instalaciones de la Base Naval de La Unión.

En el encuentro, concurrieron además otros representantes del Ejecutivo, diputados de la referida Comisión y alcaldes de la zona, para identificar oportunidades que permitan avanzar en el desarrollo del Golfo de Fonseca, entre otros.

Durante su intervención, el vicecanciller salvadoreño hizo referencia al trabajo interinstitucional realizado a favor de los pobladores de la zona, en conjunto con los gobiernos locales, la gobernadora y con representantes de la sociedad civil.

El titular de la Cancillería salvadoreña mencionó algunos proyectos que ya se ejecutan en las áreas de salud, educación y apoyo a las cooperativas de pescadores, entre otros. Asimismo, señaló nuevas iniciativas por desarrollar.

«Queremos una transformación que no solo fomente el desarrollo económico y social de la zona, sino que posibilite traducir esa prosperidad en beneficios concretos para nuestra gente, fortaleciendo de forma paralela nuestra vida democrática y la unión armónica con nuestros países vecinos», manifestó el viceministro Castaneda.

La viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, recibió esta mañana el informe “Estimación de migrantes salvadoreños en el exterior”, un documento técnico preparado por el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE), en el marco de un convenio de cooperación con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en El Salvador.

En el informe se presentan estimaciones de la población nacida en El Salvador y que reside en el extranjero. Ha sido utilizada información de origen censal reunida en el banco de datos de la sección de Investigación de la Migración Internacional en Latinoamérica del CELADE, más otras fuentes de países de destino.

Entre los datos más relevantes del informe señala que “hacia 2000 y 2010, se contabilizan unos 867,000 y 1,2 millones de salvadoreños en el exterior, respectivamente, cifra que puede considerarse como una estimación mínima y que constituye alrededor de un 15 % en 2000 y un 20 % en 2010 de la población nacional. Estas proporciones son las más elevadas entre los países de América Latina”.

Asimismo, indica que “el destino más importante en términos de magnitudes de la emigración salvadoreña es los Estados Unidos de América, país en el que para 2010 se concentraban más de 1,2 millones de nacionales residentes en el exterior. Muy por detrás, se encuentran destinos como Canadá, con más de 40,000 hacia el año 2006; y Costa Rica, México y España, con alrededor de 9,000 salvadoreños cada uno en torno a los años 2010 y 2011”.

Para la viceministra Magarín, "esta herramienta reviste una gran utilidad, en tanto servirá de apoyo para las acciones que realizamos como Gobierno de El Salvador, facilitando el fortalecer y reorientar las políticas públicas en beneficio de nuestros compatriotas en el exterior, de tal manera que nuestra Red Diplomática y Consular pueda atender las necesidades puntuales de la población migrante, en los diferentes países del mundo y sobre todo, conocer dónde se encuentran ante cualquier necesidad de comunicación”.

“Desde nuestro Viceministerio para los Salvadoreños en el Exterior, nos sentimos muy complacidos por recibir este insumo tan valioso elaborado por el Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE), con la colaboración de la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC)”, expresó la viceministra.

La elaboración del informe estuvo a cargo de Jorge Martínez Pizarro, Leandro Reboiras Finardi y Verónica Cano Christiny.

A la actividad de presentación del documento, también asistieron la viceministra de Comercio e Industria, Merlin Alejandrina Barrera,  y el representante auxiliar del (UNFPA), Mario Iraheta. Además, del embajador de El Salvador en Canadá, Óscar Duarte,  y los cónsules salvadoreños en la nación canadiense.

La embajada de El Salvador en Honduras conmemoró el 193 Aniversario de la gesta independentista centroamericana con un acto cívico-cultural, junto a la comunidad radicada en dicho país.

La actividad inició con la entonación de las notas del Himno Nacional y la Oración a la Bandera.

El acto fue presidido por el embajador de El Salvador en Honduras, Carlos de Jesús Pozo y la representante de la Asociación de Salvadoreños en Honduras –ASALHON- Julia de Pohl.

La actividad finalizo con un convivio en el que se degustaron platillos y bebidas típicas de El Salvador.

 

El Ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador, Hugo Martínez, sostuvo una reunión esta mañana con la Secretaria de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional de Honduras, Mireya Agüero de Corrales y el Ministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, Carlos Raúl Morales, para impulsar y coordinar las acciones del plan trinacional, de cara a la conformación de la “Alianza para la Prosperidad” en el Triángulo Norte.

El plan está orientado a dinamizar el sector productivo en los tres países, de forma que permita la generación de mayores oportunidades en el ámbito económico y de fortalecimiento del capital humano; asimismo, contempla el abordaje tripartito de temas prioritarios para la región como seguridad ciudadana, acceso a la justicia y fortalecimiento institucional.

“Con la implementación de este plan trinacional se pretende la focalización de esfuerzos en el territorio de las comunidades de origen de la población migrante, de tal forma que coadyuve a la generación de  mejores condiciones para su arraigo  y se desaliente la migración irregular que pone en riesgo su vida y seguridad”, sostuvo el canciller Martínez.

El plan trinacional “Alianza para la Prosperidad”, ha sido formulado con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y forma parte de las medidas de mediano y largo plazo para el desarrollo económico, social y de seguridad ciudadana que los presidentes de El Salvador, Guatemala y Honduras, reiteraron impulsar durante su más reciente reunión.

 

 

La viceministra para los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, se reunió este 20 de septiembre con el viceministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, Óscar Padilla y con el Subsecretario de Estado en el Despacho de Relaciones Exteriores de Honduras, Roberto Ochoa Madrid, para continuar coordinando acciones entre las tres naciones para tratar la situación de las personas migrantes que viajan de manera irregular.

 

Los tres funcionarios reafirmaron el compromiso de sus respectivos gobiernos de atender desde una perspectiva humanitaria, asegurando la protección y bienestar en todo momento, la situación de los connacionales migrantes irregulares en la ruta por México y en los Estados Unidos, de manera particular las circunstancias de las niñas, niños y adolescentes

 

La reunión se llevó a cabo en la cancillería de Guatemala, y forma parte del seguimiento al encuentro de alto nivel efectuada en El Salvador el pasado 5 de julio, en la cual los tres Estados del Triángulo Norte de Centroamérica se comprometieron a trabajar juntos por las necesidades y derechos de las personas migrantes, con especial énfasis en la atención de la niñez y adolescencia.

El presidente Salvador Sánchez Cerén resaltóhoy, al conmemorarse 193 años de la independencia de Centroamérica, la importancia de continuar fortaleciendo la unidad regional, en especial el impulso de proyectos conjuntos de desarrollo como los que están por iniciar en el Golfo de Fonseca.


“El sueño de (Francisco) Morazán poco a poco va haciéndose realidad. Cuando tres países como Honduras, Nicaragua y El Salvador se unen para hacer del Golfo de Fonseca un lugar de paz y desarrollo”, afirmó el jefe de Estado en su mensaje a la nación.


Dijo que en “este día donde los sentimientos nacionalistas están a flor de piel” es importante destacar que como gobierno de El Salvador “trabajamos y  trabajaremos por fortalecer las relaciones de fraternidad y solidaridad con todos los pueblos hermanos, particularmente con los vecinos de la región”.


“Antes que cualquier diferencia está que somos países hermanos, y debemos unirnos para trabajar por el desarrollo de nuestros pueblos. Todo esto sin
perder de vista el mandato constitucional para defender la soberanía  e integridad territorial, mandato que garantizaremos haciendo uso de todos los medios diplomáticos a nuestro alcance”, expresó el gobernante.


El presidente
nchez Cerén dijo que así como la región afrontó unida el reto de la independencia, ahora desde el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) se hace frente a los nuevos desafíos de nuestros pueblos.


Explicó que el trabajo regional se realiza alrededor de cinco grandes pilares: Integración económica, integración social y lucha contra la pobreza, gestión integral  del riesgo y adaptación al cambio climático, fortalecimiento institucional y seguridad democrática.


“Los pueblos de Centroamérica lograron juntos la independencia y compartimos con ellos los sueños de una patria centroamericana. Por eso compartimos a hombres patrióticos como Francisco Morazán, que lucharon por el ideal de una Centroamérica unida, soberana y con autodeterminación”, expresó el mandatario.

El presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, aseguró esta mañana que su gobierno trabaja comprometidamente en la integración y el desarrollo social y económico de Centroamérica y resaltó la voluntad del resto de gobiernos de avanzar en proyectos comunes bajo un espíritu de hermandad.

 

“El propósito nuestro es apostarle al futuro de Centroamérica, a la integración de Centroamérica y al desarrollo social y económico”, aseguró el mandatario a la prensa tras un acto en el que entregó escrituras de propiedad a campesinos de la zona central y occidental del país.

 

Consultado sobre las relaciones entre El Salvador y Honduras por el tema limítrofe, específicamente el ligado a la soberanía sobre la isla Conejo, en el Golfo de Fonseca, el mandatario aseguró que “entre el presidente Juan Orlando Hernández de Honduras y mi presidencia hay una voluntad enorme de convertir esa región en una zona de tranquilidad y en una zona de paz”.

 

“Creemos que en este momento no hay que crear focos de conflictos porque Centroamérica también tiene los mismos problemas, tiene el mismo problema del cambio climático y sus impactos, tiene el problema de la baja productividad, tiene el problema de enfrentar la pobreza”, añadió el gobernante.

 

Según dijo, el compromiso sobre el desarrollo de la zona del Golfo de Fonseca, que ha firmado junto con el mandatario hondureño y el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, también incluye y “es una respuesta al tema de los diferendos (limítrofes) que pueden haber”.

 

Para esos diferendos “hay instancias técnicas donde se van a seguir abordando”, expresó.

 

El lunes pasado, en Managua, los tres mandatarios acordaron una serie de proyectos conjuntos de desarrollo, como la puesta en marcha de un ferri y la constitución de una zona especial económica en el Golfo de Fonseca, donde también se realizarán de forma unida acciones para desarrollar el turismo sostenible.

 

Los presidentes de El Salvador, Honduras y Nicaragua acordaron este lunes en Managua la implementación de proyectos para desarrollar el Golfo de Fonseca, como la puesta en marcha de un ferri, el establecimiento de una zona económica especial y el impulso del turismo sostenible, e instruyeron a sus gobiernos para buscar el apoyo de la comunidad internacional y la empresa privada con el fin de hacer realidad esta aspiración de los tres países.

 

El presidente Salvador Sánchez Cerén, junto a sus homólogos de Honduras, Juan Orlando Hernández, y de Nicaragua, Daniel Ortega, han dado inicio a una nueva etapa en la apuesta de convertir a Fonseca en una zona de paz, desarrollo y seguridad, tal como lo establece la Declaración de Managua, que en 2007 firmaron los gobiernos de los tres países.

 

Tras el encuentro, los tres jefes de Estado ofrecieron una declaración pública para comunicar y firmar un documento que reúne los acuerdos adoptados.

 

“Ahora pasamos ya a trabajar en proyectos de desarrollo que van a incidir también en la situación de la búsqueda de combatir la pobreza a nivel de la región, en la búsqueda de generar mayores oportunidades a los pobladores y también en la búsqueda de garantizar una mayor seguridad a todos los ciudadanos de nuestros tres países”, expresó el gobernante salvadoreño.

 

Explicó que “Esta declaración que hemos firmado es un compromiso de seguir trabajando también porque el Golfo sea parte de todo ese proceso de integración Centroamericana. En la medida que avancemos en el proceso de integración va existir mayores oportunidades”.

 

“Quiero decirles que a nombre de mi gobierno, El Salvador, y a nombre del pueblo salvadoreño vamos a poner todos nuestros esfuerzos para que estos proyectos sean una realidad”, expresó el jefe de Estado.

 

Por su parte, el gobernante hondureño se declaró “muy complacido” con los resultados de la reunión y resaltó que con los proyectos “en lugar de que el Golfo de Fonseca sea objeto de conflicto, va a ser objeto de unidad, de desarrollo, de beneficio” para las comunidades que lo rodean y para toda Centroamérica.

 

El presidente Ortega, al leer los acuerdos, anunció que los equipos técnicos de los países elaborarán un Plan Maestro que contendrá “los proyectos de inversión y desarrollo de carácter trinacional”.

 

Explicó que, entre estos proyectos, se encuentra la puesta en marcha de un ferri entre el puerto de La Unión (El Salvador) y puerto Corinto (Corinto) y el transbordador entre La Unión y Potosí (Nicaragua), que serán ampliados en ambos casos hacia Amapala y San Lorenzo, situados en Honduras.

 

Además, los mandatarios acordaron la implementación “de una zona de empleo y desarrollo económico que incluya un parque logístico y dar inicio a las coordinaciones necesarias entre los tres países para convertir el Golfo de Fonseca en una zona de libre comercio y turismo sostenible”.

 

Los jefes de Estado instruyeron a sus delegados presidenciales a “contactar a los organismos multilaterales de financiamiento en cada uno de los países, comunicarles de los resultados de este encuentro y solicitar el acompañamiento de los mismos en esta iniciativa que beneficiará a las poblaciones del Golfo de Fonseca”.

 

Asimismo, se invitará a “los principales representantes del sector privado de la región para que formen parte de este esfuerzo trinacional”, dijo el presidente Ortega.

 

También instruyeron a los directores de Aduana, Migración y zonas francas de cada país para que se reúnan en coordinación con los delegados presidenciales con el fin de analizar y decidir el marco legal que se aplicará para que funcione una zona económica especial, y a los ministros de Turismo y Medio Ambiente para analizar el potencial y convertirla en un sitio de turismo sostenible.

 

El Plan Maestro incluirá un cronograma de actividades que contemplará “todas las acciones necesarias para el desarrollo y realización de esta iniciativa con el acompañamiento de los sectores privados de la región, institutos de previsión y organismos multilaterales”, agregó el gobernante nicaragüense.

 

Los acuerdos firmados abarcan que los jefes de las Fuerzas Navales, en el término máximo de 30 días calendario, presentarán una propuesta de Protocolo de Actuación, con el fin de evitar conflictos en la zona.

 

Los mandatarios de las tres naciones también dedicaron un apartado especial para instruir a sus delegados la preparación de “un plan de gestión ante los organismos multilaterales con la finalidad de enfrentar el actual fenómeno climatológico que afectan a nuestros países”, en referencia a la sequía.